Jose Manuel Félix Magdalena es un artista atípico, sin antecedentes artísticos familiares ni en su entorno, polifacético, autodidacta y riguroso en sus planteamientos estéticos.

 


BRAÑANOVELES DESDE LA ESCUELA
(Dibujo a pluma y lápiz de color, 105x 65 cm.)

 

Nació el 14 de octubre de 1941 en Brañanoveles, empinada aldea de Mieres en Asturias, allí en su escuela aprendió con  poco más de tres años a casar las letras que le había enseñado su madre y a leer después. Con seis años la familia cambia de domicilio a la Mariana, enclave minero cercano a la ciudad, para instalarse en una vivienda de la empresa en la que trabaja su padre gran profesional muy apreciado.

 

Durante unos quince años residieron allí conviviendo con un vecindario ejemplar y con los trabajadores que laboraban en minas e instalaciones bajo muy duras condiciones. En este tiempo absolutamente fundamental en su vida cimentó una sólida formación; primaria en el grupo escolar Aniceto Sela, bachillerato en la Academia Lastra y formación profesional en la Escuela de Aprendices de la Fábrica de Mieres de donde salió con oficio y colocación.

 

 

Fue buen estudiante y bastante diferente en su manera de entender los juegos infantiles.  Sus ocupaciones lúdicas consistían mayoritariamente en imitar los trabajos de los mayores haciendo pequeñas minas, levantando casitas, construyendo juguetes y artilugios, etc. con lo que no sólo se entretenía él sino que daba ocupación a sus amigos.

 

Coincidiendo con los últimos estudios de formación profesional y primeros años  de trabajo hace la carrera de Ingeniero Técnico (facultativo de minas y fábricas) que finaliza en 1963. Inicia a partir  de entonces su “currículum“ profesional como técnico de minas escalando progresivamente  puestos hasta alcanzar niveles directivos en la empresa.


En 1964 se casa con M. Josefa del Carmen quien le apoyará siempre  de la manera más absoluta, tienen dos hijos casados y cinco nietos.

 

Con una posición económica y familiar estable comenzó en paralelo y en armonía con  su vida laboral a desarrollar seriamente sus aficiones artísticas innatas, hasta entonces prácticamente latentes o marginales; al mismo tiempo hace otros estudios y se licencia en Historia del Arte en la Universidad de Oviedo.

 

En 1975 la familia traslada su residencia a Oviedo donde establece su taller de escultura.
En 1993 por efecto de los planes de reconversión minera finaliza su trayectoria profesional en la empresa.

 

En estos años realizó la mayor parte de su obra artística, primero como pintor alcanzando tercer y primer premio provincial de pintura en los años 1967 y 1968 en los certámenes convocados por la organización sindical.

 

Fue su especialidad  sobre todo la pintura de género y el retrato. Conoció después los entresijos y técnicas de la escultura  y viendo que se encontraba ante  una manifestación artística  cuya práctica resultaba más acorde con sus habilidades se dedicó  casi por entero a ella aunque tampoco en este tiempo se olvidó de preparar un libro: “Siguiendo las Estrellas” que es una publicación de mucho empeño, de gran formato y muy cuidada edición en la que se hace un ”peregrinaje” artístico a través de más de 140 dibujos y correspondientes comentarios que retratan monumentos y paisajes situados sobre las vías del histórico y a la vez mítico Camino de Santiago.

 

Conservando la afición a la construcción  que le acompaña desde niño y una vez liberado del trabajo de empresa, de acuerdo con su mujer  decidió levantar  y lo hizo con sus propias manos una hermosa y confortable casa–estudio donde pasan largas temporadas y “apartado del mundanal ruido” sigue trabajando sobre el papel, la madera, el barro o la piedra.

 

Es observador y ha viajado con su familia  por toda Europa para conocer ciudades, gentes y obras de arte, es  amante de la música sinfónica y coral, posee una buena biblioteca y es devoto del arte griego antiguo que conoce bien al natural, sea en la propia Grecia, el museo Británico, el Pergamón de Berlín o la Gliptoteca de Munich.

 

Reconoce y no le importa que sus preferencias estéticas y consecuentemente sus obras vayan a contrapelo de los gustos triunfantes en los tiempos que corren, aunque en absoluto desdeña cuanto de valioso encuentra en el arte actual.

 

En muy pocas ocasiones ha expuesto obras no públicas y solamente de manera individual a raíz de la publicación de su libro se montó, patrocinada por el Ayuntamiento de Oviedo, una gran exposición  en el Real Instituto de Estudios Asturianos con los dibujos originales que se reproducen en el mismo.

 

De vida retirada y familiar ha sido definido en una publicación  como “hombre tímido y orgulloso, humilde y apasionado que en un ambiente poco propicio para desarrollar inquietudes artísticas ha desarrollado su talento natural a través del estudio, el trabajo y la observación, que aprende de todos y a nadie se parece”.

 

De él dijo D. Carlos Cid Priego catedrático y profesor emérito de Arte de la Universidad de Oviedo:

 

Es hombre nada corriente. Su trabajo como profesional de una gran empresa industrial nada tiene que ver con las artes a las que se entrega con entusiasmo en el tiempo libre. Alcancé la satisfacción de tenerle como discípulo en la Universidad de Oviedo, donde se licenció en la especialidad de Historia del Arte. No se limita a las teorías, es artista activo que realiza espléndidas esculturas, y de su maestría para el dibujo tiene el lector buena prueba en sus manos

 

En un periódico y a propósito de la inauguración de una obra suya titulan el artículo que le dedican como  “el escultor que se modeló a si mismo”.

 

 



 

 

 
 
Inicio - Biografía - Esculturas - Relieves - Pinturas - Dibujos - Publicación - Contacto
© 2013, Jose Manuel Félix Magdalena. Todos los derechos reservados.
Creado por: dboart.com